Encuentro Internacional LMC Roma-Turín 2011

En un hecho sin precedentes, laicos misioneros de la Consolata de todo el mundo se reunieron, por primera vez, para compartir el camino recorrido en cada país y cada comunidad. El condimento especial estuvo en la visita al lugar donde vivió el Allamano y la fuente del carisma de la Consolata, Turín.
Aldo, uno de nuestros representantes en ese encuentro nos cuenta los detalles de la experiencia.


Sin duda fue una experiencia inolvidable que quedará en mi mente y corazón para siempre.

Nos encontramos LMC de tres continentes; África, Europa y América Latina,
con ellos pudimos volver a los orígenes de nuestro ser LMC. Estuvimos en Castelnuovo Don Bosco en la casa natal de San José Cafasso (tío de José Allamano), en la casa natal de nuestro fundador, ver la cocina, su dormitorio, el pozo desde donde sacaba el agua para la familia, respiramos el aire de su pueblo, un pueblo de Santos.

Al otro día fue más emocionante, poder visitar el santuario de la Consolata, la casa de nuestra amadísima Madre, poder rezar desde “el coretto” y contemplar desde cerca la imagen de la Consolata. Como broche de oro pudimos celebrar la Santa Misa precisamente en el altar mayor del Santuario, momentos profundos de contemplación y oración en los que recordamos nuestras familias, los LMC, IMC y MC de todo el mundo. Sintiendo muy cerca la protección de la Consolata.

Después de esta estupenda vivencia, nutriéndonos de los “orígenes”, durante dos intensos días compartimos nuestras historias, experiencias y vivencias. Fueron trece exposiciones por medio de las cuales pudimos apreciar el trabajo que los LMC estamos realizando en los tres continentes; experiencias distintas con marginados, enfermos, encarcelados, niños, jóvenes y adultos; pero siempre con el mismo espíritu misionero y muchas veces en una dimensión ad-gentes. Compartiendo todo esto descubrimos que estamos perfumados del mismo espíritu del Allamano y bajo la protección de la Cosolata.

Por medio de una carta terminamos expresando a los IMC y a las MC representados por los superiores generales; nuestro deseo de formar una sola familia Allamaniana, pedimos también poder participar de los próximos capítulos generales para poder contar el trabajo que estamos haciendo y para compartir esta hermosa experiencia que pudimos realizar.

Quiero terminar agradeciendo a todos aquellos que han hecho posible la realización de este sueño, en particular a los dos superiores generales que desde un principio apoyaron y animaron la realización de este encuentro y también a los LMC de Europa que fueron los promotores y calidos anfitriones de esta estupenda experiencia.

Aldo Canal, lmc




0 comentarios: (+add yours?)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...