Las Colectiva, experiencia misionera muy especial.

LMC Mendoza Parroquia hace su desembarco en el blog!
En esta oportunidad, Laura nos escribe una carta con las repercusiones que tuvo, tanto en el grupo como en el corazón de cada uno, la visita de los lmc a la comunidad de Las Colectiva.


Les escribo desde Mendoza, ya recuperados de tantas emociones y felices de haber conocido a cada uno de ustedes y sabiendo que formamos parte de la gran familia allamaniana, sentí la necesidad de agradecerles tanto amor, cordialidad y gentileza para con nosotros. Nos edificó en gran manera su visita y Dios en su misericordia los utilizó como instrumentos, para renovar nuestras fuerzas y deseos de continuar trabajando.

Al lunes siguiente nos reunimos en casa con el grupo, para festejar tardíamente el cumpleaños de Abril, se imaginan que el tema de conversación fue nuestra querida misión. Hablamos maravillados de la obra de Dios, cada uno contaba su experiencia personal, lo sorprendidos que “Papá del cielo” nos había dejado. La jornada del sábado superó ampliamente nuestras expectativas, fue muy movilizante , las lágrimas fueron de felicidad y de alegría, durante la Misa el Espíritu Santo nos acarició y habló al centro de nuestro corazón, uniéndonos en un solo espíritu, en un deseo de servir a aquel que nos amó primero, para lo que fuimos llamados, llevar la Buena Nueva de Cristo hasta los confines de la tierra. Conscientes como dijo padre Luis, que cargamos la cruz de Cristo y con ellas penas y alegrías, en la fe que es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. Quizá no estés pasando el mejor momento en tu comunidad, las cosas no se den de la manera que esperas. ”Dirijo la mirada hacia los cerros en busca de socorro. Mi socorro me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra”. Siempre Él nos socorre, nos abre puertas, cada día renueva su misericordia, si estamos cansados y no tenemos fuerza para caminar Él nos carga, nos lleva de la mano derecha. Luego cuando todo pasa, nos muestra el propósito y vemos su rostro, y no apartamos nuestros ojos de Él, es allí cuando nos damos cuenta que estamos en el lugar correcto y que todo lo bueno y lo malo, a los que amamos a Dios, nos sirve para bien.

Gracias a su colaboración en la feria del taller, pudimos acceder a la compra de 18 m. de tela para comenzar a confeccionar los trajes para el pesebre viviente. Ese era el objetivo del taller para este año y ustedes lo hicieron posible. Me despido hermanos queridos, con la esperanza de reunirnos muy pronto, y pidiendo la bendición de Dios para todos ustedes, y que la Cosolata nos cubra con su manto. Un cariño grande, grande, muchas gracias por lo que supieron dejar en nosotros, un abrazo y besos. ”GRACIAS TOTALES”.

Laura Lacroux, lmc




0 comentarios: (+add yours?)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...