V Encuentro Nacional LMC Argentina - Jujuy 2012

¡Por fin otra vez con ustedes! Luego de más de dos meses de ausencia, volvemos al ruedo. Con esta nota de "la profe Rojas" sobre el último encuentro nacional de delegados del LMC Argentina, arrancamos una seguidilla de artículos sobre formación, información y espiritualidad que aguardaban en el tintero a la espera de su lugar en la portada.


Regreso de Jujuy con la gran tarea de contarles los acontecimientos vividos en el V Encuentro Nacional de Delegados de los Laicos Misioneros de la Consolata Argentina. Pienso cómo podré plasmar en un breve texto la inmensidad de lo vivido, pero lo intentaré.

Durante tres días hemos compartido experiencias, alegrías, logros y decepciones que cada grupo expuso en sus diferentes estilos y costumbres.

Abrimos el corazón para contar y escuchar los proyectos y sueños que movilizan a todos en este año 2012 que recién comienza.

Compartimos la fe en Jesús, su Palabra, y la Eucaristía, que sentimos como una fiesta.

Trabajamos en talleres, escuchamos exposiciones por parte de los padres IMC, recorrimos la ciudad de San Salvador de Jujuy, admiramos la Quebrada de Humahuaca, caminamos las callecitas angostas de Purmamarca y Tilcara y, en todo momento, un sentimiento distinto, particular, se apoderó de nosotros.

Recordé entonces que en una parte del libro “Los quiero así”, el Allamano nos dice:
“Cuando tenemos el corazón en paz, cuando sentimos que el Señor nos quiere, ¿qué podría angustiarnos?" Y comprendí que de eso se trataba. ¡Respirábamos paz!. Lo hacíamos por la tranquilidad de la tarea realizada durante el 2011 transcurrido, cumpliendo objetivos, venciendo obstáculos y dificultades, haciendo todo como si fuera lo único que teníamos para hacer. Y de todo esto, aprendimos. Aprendimos a no bajar los brazos, a encontrar siempre una luz de esperanza, que las dificultades nos ponen a prueba y nos hacen crecer.

Sentimos en cada momento la presencia del Señor junto a la atenta y amorosa mirada de nuestra Madre Consolata.

¡Cuánta felicidad y comunión! ¡Qué hermanados estamos en esta tarea laical que elegimos sintiéndonos parte de la familia Allamaniana!

Y así regresamos a nuestras provincias, con el corazón hinchado de tanto amor, con las manos repletas de voluntades listas para trabajar por el otro que espera y necesita, y con el lema de hacer extraordinario lo ordinario, haciéndolo bien y sin ruido. Y por supuesto, con un pedacito de la hermosa Jujuy que siempre quedará en cada uno de nosotros.

Gracias hermanos jujeños por hacer posible este encuentro, por tanta hospitalidad y generosidad. Gracias Beato Allamano por las enseñanzas. Gracias Madre por mostrarnos siempre el camino. Gracias Jesús por estar siempre a nuestro lado.


ADRIANA B. ROJAS
LaicosMartínCoronado
Buenos Aires, enero 2012.





0 comentarios: (+add yours?)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...