Un recorrido por el camino de los "Laicos Parroquia".

Luego de varios meses de ausencia, aquí estamos de nuevo con noticias de nuestro quehacer misionero. En este caso tenemos el agrado de compartir el trabajo que realizan los laicos de Las Heras, Mendoza, en un artículo que no tiene desperdicio. Al final de la entrada, muchas fotos para compartir.


¡Hola! Somos los LMC de Las Heras, Mendoza, más precisamente de la parroquia Nuestra Señora de la Misericordia y estamos acá queriendo contar un poquito más de nosotros, sobre las actividades que realizamos durante este año y queriendo compartir con ustedes lo hermoso que hemos vivimos durante todo este periodo con el grupo.

Principalmente seguimos trabajando en Colectivas (Borbollón) dando catequesis de niños, taller de artesanías asistido a madres y abuelas de la zona, este año incorporamos Infancia y Adolescencia Misionera, Confirmación de jóvenes y Taller Bíblico. Desde ya estamos muy contentos por tener la oportunidad de contar con todo esto, así también agradecidos con las personas que nos ayudan continuamente a seguir evangelizando ese hermoso lugar, que sin duda nos apoyan en todo momento y nos dan aliento para seguir por mas.

Colectivas fue el primer lugar de misión que nosotros tuvimos y es tanto el cariño que le tenemos que lo sentimos como un hijo, que al principio lo vimos pequeño pero al pasar el tiempo la comunidad comienza a caminar por sí sola. Nos sentimos un poco melancólicos por lo que vemos que ya no necesitan demasiado de nosotros pero a la vez seguimos siendo necesarios para ellos.

Tanto grandes como jóvenes han asumido el compromiso de seguir conformando su comunidad. Nosotros nos sentimos también orgullosos de lo que han hecho y seguirán haciendo, por amor a Dios y por amor propio al lugar donde ellos decidieron sembrar sus semillas, trabajando en la unidad, sabiendo que desde lo pequeño, grandes cosas salen.

También queremos contarles que estamos visitando escuelas albergues del departamento de Lavalle, Mendoza, con 4 viajes al año con el propósito de aliviar sus días albergados, llevando juegos, golosinas, juguetes, ropa, calzado, medicamentos, útiles. La intención es que esas pocas horas sean un día diferente entre personas que llevan muchas ganas de jugar y brindarles todo el amor que sea necesario, ya que lo que damos no es ni la cuarta parte de lo que nos llevamos de esos niños ,llenos de alegría y sueños por cumplir. Queremos destacar la cantidad de personas que están dispuestas a colaborar para las escuelas, es incontable el apoyo que recibimos de personas solidarias dispuestas a darlo todo por la sonrisa de un niño. Nosotros también, claro, para lo cual vendimos dulces (fabricados por nosotros mismos) hicimos ferias de ropa, bingos, sorteos y hasta carpinteros fuimos, ya que una de las escuelas que visitamos necesitaba mesas y bancos para el comedor. Nosotros, sin saber mucho del asunto, nos propusimos a llevárselos. Mentiríamos si dijéramos que fue fácil pero la voluntad del grupo y las personas hizo posible que lo termináramos. Muchas son las cosas y movimientos que hacemos para llegar a estos cometidos pero nada iguala la sensación de satisfacción que traemos al regresar.

También nos gustaría que sepan de la formación mensual que tenemos con el p. Pedro Togni; es un verdadero privilegio tenerlo como formador. Él nos impulsa en todo momento a la oración continua, a la importancia del conocimiento dado y al descubrir. Estamos reconfortados por el cariño que nos brinda en cada charla o encuentro que nos da.

Nos sentimos totalmente gratificados por el Espíritu Santo que nos ilumina cada día, a pesar de algunas asperezas, siempre estamos dispuestos a seguir adelante y seguir ayudando. Sin importar si tenemos que trabajar duro o no porque el camino es largo pero estamos seguros que si seguimos en oración podremos llegar aun más lejos. El Señor es el motor que nos guía y nos ilumina el camino para seguir adelante

Jesús es nuestro modelo a seguir, nos muestra la fuerza del amor que podemos encontrar por medio de la oración y del servicio por aquellos que menos tienen. Todo esto lo hacemos por amor, estando seguro que nuestra labor nunca termina, escuchando el llamado del Señor que nos prepara para seguir por caminos nuevos, que intensamente estaremos dispuestos a seguir. Esas Huellas que nos llevan a la Ruta que se llama Dios.


Laicos Misioneros de la Consolata de

pquia. Ntra Sra de la Misericordia,
Las Heras, Mendoza.



PD: Acá pueden ver fotos de parte del trabajo realizado todo este año.



























0 comentarios: (+add yours?)

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...