¡Qué seres! ¡Adelante!

Digamos que por "problemas técnicos", esta entrada no pudo ser publicada antes, pero por el respeto hacia su autora y porque vale la pena su contenido, ve la luz hoy en la portada del blog.

Testimonio y sentimientos de una lmc mendocina, luego de un encuentro mensual del año pasado, pero que a pesar del paso del tiempo siguen vigentes.


Ver la foto de tapa (clic en al imagen para ampliar) que apareció en la edición Nº 440 (septiembre-octubre) de la revista Misiones Consolata fue revivir días maravillosos pasados junto a muchos de ellos en las aulas del cole, pues, con un orgullo sano y que me colma de dicha, fui maestra de varios.

Y así quise iniciar el siguiente comentario: el día 25 de setiembre, frente al Predio de la Virgen, en el Acceso Este, Guaymallén, se hizo la reunión mensual del grupo de laicos del colegio. La mayoría de ellos son jóvenes que estudian-trabajan y siempre están dispuestos a la misión, y entonces cómo no decirlo, qué ejemplo de vida recibo de todos ellos.

¡Qué garras! ¡Qué empuje, qué pilas, qué ganas!

Se reflexionó con un material recibido y luego, hacia la última parte, se jugó con una dinámica de grupo que ayudó a concluir con mucha alegría el encuentro.

Pero mi expresión quiere ser para ellos: Marcos, Paula, Romina, Gabi, Adrián, Pablo, David, Virgi, Lucas, Maxi, Mimi, Antonella... Chicos, qué ejemplo, uds no saben lo que me dan, son más que laicos misioneros; gracias!!!

Señor,
llévame por tu senda,
dame tu mano fuerte,
pon en mis labios
mieles de místico consuelo
para yo darles a ellos todo lo que desean
Porque dando es como recibimos.

Esperanza Pérez, lmc.




1 comentarios: (+add yours?)

Antonella dijo...

conmovida!!! :) gracias Esperanza!!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...